Batería de los Galvanes

Nombre: Batería de los Galvanes

Localidad: Santoña

Comunidad: Cantabria

Tipología: Batería

Estado: Vestigios

Visita: Libre

Localización: N43 26.357 W3 26.699

Santoña siempre ha sido una importante plaza estratégica y de defensa. Durante siglos han existido en su bahía fortificaciones y plataformas defensivas, las llamadas baterías o unidades de artillería. Existía ya en el siglo XVIII, aunque seria a partir de la guerra de la independencia, en 1812, cuando comienza a verse reforzada, a instancias de las tropas napoleónicas. En aquella época constaba con una batería superior con dos cañones de 36 y una inferior, dotada con una carronadas o piezas de artillería naval cortas, de a 24.

La instalación defensiva sufrió sucesivas reformas hasta ser transformada a mediados del siglo XIX en barbeta, es decir, es una fortificación carente de troneras, que no cubría  a la artillería. En el año 1864 se ejecuta el proyecto definitivo, que consto 13.220 escudos, y consistió en acondicionar las dos baterías existentes para que pudiesen albergar 8 piezas de artillería.

En 1932 la verita pierde su valor militar y sesenta años después, en 1992, la batería baja es declarada Bien de Interés Cultural (B.I.C.).

Fuente

Cartel informativo

son dos. La zona situada entre la punta de San Martín y la punta de Galbanes, al sureste de Santoña y al pie del monte Buciero, alberga sendas construcciones a dos alturas que conforman el complejo defensivo de Galbanes. Son las conocidas como Batería Alta Galbanes y Batería Baja Galbanes, y procederemos a contar algunos de sus datos.

Aunque tradicionalmente se ha atribuido su construcción a los franceses durante la Guerra de Independencia, en realidad ya existía por el lugar una plataforma para cuatro o cinco cañones desde mediados del siglo XVIII. El estado de esta precaria construcción debía estar en deplorable estado cuando llegaron los franceses. Sin embargo, advirtieron las bondades de la zona y, en 1812, nuestro ya querido Gabriel Breuille mandó levantar una serie de baterías entre los fuertes de San Martín y San Carlos. Las primeras en construirse serían las actuales Alta Galbanes y la posterior batería de Santa Isabel, a las que se añadió un emplazamiento a menor altura que correspondería a la actual Baja Galbanes. En un plano francés de 1813 vemos claramente entre San Martín y San Carlos la Batería Alta San Matín (1) y la línea de baterías de Galbans compuesta por la Alta Galbanes (2), Baja Galbanes (3) y la de Punta Galbanes, futura Santa Isabel (4) de la que ya hablaremos en otra entrada, puesto que en años sucesivos se convertiría en una fortificación independiente.

Los emplazamientos que nos interesan, es decir, los Alto y Bajo Galbanes, eran en realidad simples baterías de campaña realizadas de piedra seca y tierra con explanadas de madera, no obstante, no fue impedimento para artillarlas profusamente. La batería alta se armó con dos impresionantes cañones de 36 libras, los mayores de su época, mientras que la baja se complementaba con 4 carronadas de 24 libras, algo por otra parte curioso, ya que no eran estas muy del gusto de los ejércitos tanto francés como español.

Siguieron en activo después de la guerra, aunque no fueron consideradas de gran importancia. Hubo un proyecto en 1830 para que se desmantelaran y se fortificara únicamente la abandonada punta de Galbanes, donde recordemos había otra fortificación. No se llevó a cabo, reparándose las baterías tanto de Alta y Baja Galbanes como la de la punta Galbanes -la futura Santa Isabel, conviene puntualizarlo para no liarnos-.

El aspecto actual de las baterías data de 1863, a raíz del Proyecto de Fortificación de la Plaza de Santoña de 1855. Aunque al principio se quiso unir las dos baterías en una sola gran construcción acasamatada de dos pisos, el coste económico dio como resultado obras de considerable menor entidad, que de hecho quedaron inacabadas. ¡En efecto, las baterías están a medio hacer! El declive de la plaza santoñesa también repercutió en estas fortificaciones, si bien siguieron siendo de propiedad militar hasta la decada de los 30 del siglo XX. A saber para qué querría el ejercito unas estructuras, desartilladas, abandonadas y sin acabar tanto tiempo…

Continuamos con el plano de las dos baterías:

galbans

  1. Batería Alta
  2. Batería Baja
  3.  Almacén de pertrechos y repuesto de pólvora (Localización aproximada)
  4.  y 8. Explanada para la artillería a dos niveles.
  5.  Parapetos
  6.  Cortina o muralla de sillería de la batería baja.
  7. Talud desaparecido

La batería Alta es una sencilla batería a barbeta, aunque nos pueda extrañar la altura de su parapeto. Esto es debido a que en el año en que se construyó la batería fue pensada para albergar artillería montada en marcos altos de costa. Podemos observar dos salientes semicirculares en su muro, lugar donde irían emplazados los cañones.

galbanes yo

Fig.3 Vista de la batería Alta Galbanes

eldiariomontañes

Fig. 4 Lugar donde el parapeto rompe a dos alturas

La batería Baja es de mayor dimensiones, aunque similar tipológicamente. El parapeto a barbeta, de dos alturas, en este caso cuenta con tres puntos semicirculares para cañones, y se dispone de manera irregular adaptándose al terreno. Un muro de sillería actúa en forma de cortina protegiendo la plataforma sobre la que se asentaría la artillería.

bvs galba
Fig.5 Cortina de Bajo Galbanes y en la parte superior observamos tenuemente la cortina de Alta Galbanes

El complejo debió tener un  edificio para repuestos y almacén, situado al norte de la batería Alta, pero que desapareció por el efecto de una pequeña cantera.

bvs gal
Fig.6 Plataforma de Bajo Galbanes

Una última cosa que nos resulta curiosa. A simple vista podría parecernos que el  parapeto, relativamente estrecho y escrupulosamente perpendicular a la plataforma, apenas resultara eficaz contra el efecto de la artillería de su tiempo. En efecto esto sería así, pero recordemos que la construcción quedó inacabada, por lo que echamos en falta un talud de tierra que de manera diagonal une la cortina con el parapeto de ambas baterías. Y como no hace falta decir que me gustan los dibujos explicativos, para muestra un botón:

talud

En el perfil vemos de una forma esquemática el perfil de la batería baja cortada transversalmente, y en línea discontinua el triangulo que formaría el relleno de tierra.

Finalizamos esta entrada con la cronología del artillado del sitio:

  • Siglo XVIII – 4 o 5 cañones
  • 1813 – 2 cañones de 36 libras (Batería Baja) y 2 carronadas de 24 libras (Batería Alta)
  • 1864 – Propuesta de instalación de 6 cañones en ambas baterías, pero no parece que llegaran a montarse nunca.

 

https://jaragocrube.wordpress.com/category/fortificaciones/page/2/

Los comentarios están cerrados.