Fortines de Valdemorillo

Nombre: Fortines de Valdemorillo

Localidad: Valdemorillo

Comunidad: Madrid

Tipología: Fortines, trincheras, refugios

Estado: Bueno

Visita: Libre

Valdemorillo era en 1937 el pueblo más importante de la zona; exceptuando El Escorial, ninguna localidad en la comarca contaba con una población y una actividad económica tan floreciente. La República siempre dio importancia a su mantenimiento, ya que dominaba la gran extensión que conducía hasta la lejana carretera de Extremadura. Su tenencia era garantía de que la comunicación entre la capital y la sierra podría mantenerse. La pérdida de ambas poblaciones (como sugirió Varela a Franco en la fase final de la Batalla de Brunete) podría significar el inicio de un envolvimiento lejano de Madrid. Ello hubiera supuesto el embolsamiento de las tropas estacionadas entre Villalba, Collado Mediano y el puerto de Navacerrada que defendían el flanco oeste de la ciudad y los pasos desde Castilla La Vieja.

Existe entre Navalagamella y Valdemorillo una comunicación natural, el barranco del Hondillo, que viene a ser una especie de corredor natural entre ambos. Este importante paso se encontraba dividido, estando en manos nacionales su parte occidental, y republicanas en su parte oriental. El cauce del Perales constituía la frontera, aunque poco sólida, que partía a las dos Españas en lucha. El oteo entre los dos bandos era corriente, y una vez hubo cesado la lucha en Brunete se aprestaron unos y otros a fijarse al terreno de la mejor manera posible. Por ello aún podemos encontrar construcciones al norte, al sur, al este y al oeste del Hondillo.

Vald 1 Nido ametralladora

Vald 2 Trinchera piedra

La defensa occidental de Valdemorillo

El pueblo de Valdemorillo dispuso en su momento de grandes atrincheramientos en los límites meridional y occidental. En el primer caso se construyó una línea discontinua de fortines de mampostería, en unos casos avanzados y en otros retrasados respecto al eje que formaba el camino viejo a Robledo de Chavela (Cañada Real). Durante la guerra se utilizó éste como vía de comunicación entre las posiciones de Valdemorillo y Zarzalejo, puesto que Robledo estaba en manos nacionales. De hecho el nombre oficial que recibía esta segunda línea en los documentos republicanos era “segunda línea Zarzalejo-Fuente Vieja”. Fuentevieja es un promontorio desde el que se domina la carretera entre Peralejo y Valdemorillo, así como el resto de tierras circundantes que descienden hacia la llanura.

Son estas construcciones, de muy variada entidad y estado de conservación, un ejemplo más de aprovechamiento de los recursos locales. Sus muros de mampostería berroqueña, de fácil obtención por la zona, muchas veces tienen más valor por el detallado trabajo de cantería con que se hicieron y su lograda estética que por su dudosa eficacia ante el simple impacto de un mortero. Se construyeron a partir de julio de 1937 y la unidad encargada en este caso fue el Batallón de Zapadores de la 3 División, que en aquellas fechas ocupaba la demarcación. Con posterioridad sería la División 69, como ya sabemos, la que se establecería en estas posiciones.

Vald 3 Trinchera piedra

Vald 4 Nido ametralladora

De estas obras han llegado hasta nuestros días al menos 7 ejemplares en el término de Valdemorillo. Entre ellas se halla el fortín circular de Valquemado, situado en propiedad privada y que ha sido singularmente acondicionado por su propietario. Correspondía a la posición 42 en el despliegue de la División 69 republicana. Debía alojar en su interior al menos a dos servidores de arma automática, aunque su inmediatez a la primera línea y la dominancia de su ubicación nos hace pensar en que, al igual que sucedía con casi todas las fortificaciones de la zona, cumplía primordialmente una misión de observatorio. Tenía, delante y al suroeste, el gran conjunto fortificado nacional de Escalante, constituyendo el cauce del Perales la separación entre ambos despliegues.

La antigua obra militar fue objeto de una reforma curiosa y digna de admiración. La techumbre original, sustituida por un cubrimiento de teja, los vanos para la fusilería y ametralladora, acristalados, y en general toda la construcción se ha adaptado a las funciones de un pequeño refugio habitable, con energía ecológicamente suministrada por paneles solares. Además se instaló un azulejo explicativo que lo acredita. Agradecemos a su propietario, el Sr. de Miguel, que nos facilitase su visita.

 Vald 5 Nido ametralladora

 Vald 6 Nido ametralladora

La orilla este del Perales

Hemos visto que Franco fortificó mediante islotes de resistencia y puntos aislados sus líneas en el Perales. Por el contrario, la margen izquierda de este río fue fortificada por la República con largos recorridos de trinchera lineal, jalonada cada tanto por algún fortín de mampuesto y escaso cemento, con sistemas de comunicación a media ladera. Las posiciones 34 a 41 (de sur a norte, por este orden: “La casa”, “El espolón”, “El río”, “Colen”, “Pili”, “Las gateras”, “Tamarizos” y “Lancharejo”) son buena muestra de esta distinta mentalidad.

Los tres batallones de la República que cubrían este frente (394, 396 y 432), pertenecientes a la 99 Brigada Mixta, convirtieron el terreno en una sucesión sinfín de caminos cubiertos y atrincheramientos. Basta pasear por el arroyo de Valdeyerno, la finca de Las Rentillas o las líneas de cumbres de Los Llanos-Cerro Veneno para comprobar cómo apenas 1.500 hombres se asentaron sobre esta zona con un despliegue de excavación extraordinario. Cuando se situaron sobre el terreno a la defensiva, la logística pasó a desempeñar un papel importante: había que suministrar alimentos, medicinas, evacuar heridos y, en general, proporcionar los pertrechos necesarios para hacer llevadera la vida en la trinchera. Era frecuente que ante la falta de combates las tropas de línea colaborasen en la construcción de refugios, que no sólo se usaban como tales, sino también como almacenes.

 Vald 7 Nido ametralladora

 Vald 8 Nido ametralladora

Algunos de esos refugios se excavaron ampliando galerías o desmontes que ya existían previamente, como canteras o minas. Muchos de ellos se han colmatado pero en otros aún es posible acceder a su interior, presentando en ocasiones amplio desarrollo subterráneo, como los localizados alrededor del cerro donde estuvo el puesto de mando de la Brigada 99.

El Plan 69-B

En Valdemorillo se encuentra uno de los mejores despliegues de fortines, en cuanto a factura y estado de conservación, de los emprendidos por la República durante la guerra en la zona centro. Se trata de la línea de casamatas genéricamente conocida en los documentos de la época como ‘Plan 69-B’.

 Vald 9 Nido ametralladora

 Vald 10 Nido ametralladora

En diciembre de 1937 uno de los Batallones de Obras y Fortificaciones (BOF) que a juicio de la superioridad mejor había desempeñado su labor, el BOF 15, se encontraba trabajando en la zona situada al oeste de la carretera de Valdemorillo a Villanueva de la Cañada. El informe del mayor Balbín, que inspeccionaba las obras, indicaba no obstante que “las trincheras carecen casi por completo de emplazamientos para armas automáticas, por lo que he dado instrucciones al mayor jefe de dicho batallón con objeto de que proceda enseguida a construirlos”. Ante esta situación, se demandó la presencia de otra buena unidad de fortificación, el BOF 32.

Lo que estaban construyendo era una línea de resistencia entre el río Perales y la carretera citada, línea de la que entonces se decía que “estaba muy avanzada, comenzando a construirse los emplazamientos de ametralladoras”. Tras el trabajo del sector occidental se solicitó el inicio de las obras en el oriental: “por órdenes de la Comandancia General de Ingenieros del Ejército del Centro ha comenzado a llegar el Batallón de Obras y Fortificación nº 32 para continuar la línea de resistencia desde la carretera Valdemorillo-Villanueva de la Cañada hasta el río Aulencia”.

 Vald 10 Nido ametralladora

 Vald 11 Nido ametralladora

Esta línea de resistencia conserva 16 nidos de hormigón, mejor o peor armado, en un recorrido que arranca en el cerro del Castillejo y que, en una cuerda que oscila entre los 650 y 700 m. de altitud y en dirección noreste, va punteando las rampas que descienden a las tierras más llanas.

La peculiaridad de esta serie de casamatas es que finalmente no quedó circunscrita a los cauces de los dos ríos mencionados. Efectivamente, entre el Perales y el Aulencia se construyeron 11 fortines, pero tras interrumpirse la línea al llegar a un terreno densamente fortificado (el Monte de Garnica), el cauce alto del arroyo Palacios significaba la continuación de las obras –al menos 5 nidos más-, hasta llegar al río Guadarrama, donde acaba el campo de estudio para este libro. En resumen, 11 fortines en 5 kilómetros, un hueco de otros 3 kilómetros cubierto por obras diferentes de las que apenas si han quedado restos tangibles, y 5 fortines más en los 3 kilómetros restantes hasta el Guadarrama. 11 kilómetros, 16 nidos de ametralladora y, para nuestra alegría, buena preservación de los mismos, lo que no resulta nada habitual. Ha sido una suerte que el desarrollo urbanístico no haya llegado hasta sus emplazamientos, y que cuando lo ha hecho hayan sido respetados.

Vald 13 Refugio antiaéreo

Vamos a describir a continuación estos fortines que son, sin duda, una excepción en la Comunidad de Madrid. Difícilmente –salvo las obras entre Titulcia y Aranjuez– se puede encontrar una línea de fortificaciones de esa longitud con los ejemplares prácticamente intactos.

Son obras circulares, con una altura de 2,6 m y un grosor en el techo de 1,2 m., que los hacía resistentes a eventuales (aunque poco probables) impactos directos de artillería mediana. Externamente son una especie de tronco-conos con la techumbre descendiendo en plano inclinado hasta alcanzar el muro circular. Tienen un único acceso trasero, normalmente mediante trinchera, y sendas aspilleras para arma automática. El espacio interior, bastante justo, apenas es suficiente para dos hombres manejando la ametralladora. Algunos fortines contaban con refugios donde almacenar munición y otros materiales para el sostenimiento de la posición.

 Vald 14 Nido ametralladora

 Vald 15 Nido ametralladora

Técnicamente la mezcla usada, en general, parece relativamente pobre en cemento, y en varios casos se ha usado chatarra como armadura. En el nido del vértice Lijaz, por ejemplo, la ferralla es un trozo de verja, con su dibujo de forja incluido. En otras ocasiones se aprovechó malla de cerramiento, ciertamente poco consistente.

Delante de los nidos suele haber trinchera en zigzag rematada por pozos de tirador revestidos de mampuesto a hueso. Resulta extraño ver tan cerca el terreno excavado y la obra de hormigón, por lo inusual de encontrar el primero avanzado respecto al segundo. Se pueden contemplar tramos enteros de trinchera, poco colmatados, que nos muestran claramente lo mucho y profundo que excavaron las tropas republicanas.

Vald 16 Refugio antiaéreo

Si arrancamos en el cerro de Castillejo y avanzamos en dirección noreste veremos los primeros nidos. Antes de llegar a la carretera existen otros a cuyas espaldas se asentaron baterías. Estos están más cerca unos de otros, algo que tras cruzar la vía, en el segundo tramo que llega hasta el Aulencia, se generalizó, pues la proximidad de los emplazamientos es, si cabe, aún mayor. Si seguimos avanzando en la misma dirección por la pista del Canal de Isabel II alcanzaremos prácticamente las orillas del Aulencia. Aquí se acaba el segundo tramo, con un curioso ejemplar para el que se usó un encofrado perdido de ladrillo macizo.

Luego viene el hueco de tres kilómetros sin construcciones al que nos referíamos antes, en el Monte Garnica. Acaba coincidiendo con el arranque del término municipal de Villanueva del Pardillo, donde otros cinco fortines rematan la línea, ya en su caída hacia el río Guadarrama.

Vald 18 Fortin circular

Fortín circular situado dentro de una finca particular en El Vado de los Barrancos, construido en mampostería con piedras de granito. Dispone de aspilleras para fusilería y troneras inferiores para máquinas automáticas, a diferentes alturas, cubriendo los 360º de tiro, cuenta con una puerta posterior de acceso.

Vald 17 Fortín

Fortín derruido situado a la valla de una finca particular en El Vado de los Barrancos, construido en mampostería con piedras de granito y hormigón.

Vald 19 Fortín circular

Fortín circular ubicado en una pequeña colina, posiblemente fue utilizado como observatorio, cubría una gran extensión del frente, construida en mampostería con piedras de granito. Dispone de aspilleras para fusilería y troneras inferiores para máquinas automáticas, a diferentes alturas, cubriendo los 360º de tiro, cuenta con una puerta posterior de acceso.

Vald 20 Posicion artillera

En este lugar posiblemente se colocaba una pieza artillera, situada junto al fortin. Construída en mampostería con piedras de granito, presenta un frontal de 1,5 m de espesor en su parte frontal.

 

Bibliografía

R. Castellano y P. Schnell. Arquitectura Militar de la Guerra Civil en la Comunidad de Madrid, sector de la Batalla de Brunete. Ed Comunidad de Madrid, serie Arqueología, Paleontología y Etnografía, 2012

Los comentarios están cerrados.